Loading Selected Work...
Menu

Cheese bar

Lo tenía pendiente desde su inauguración -¡en junio ya va a hacer un año!- y hasta la semana pasada no he tenido ocasión de ir al paraíso de los queseros en Madrid: Cheese bar (www.ponceletcheesebar.es Calle José Abascal, 61). Sus orígenes se encuentran en la tienda Poncelet, de la calle Argensola, que nació con el objetivo de difundir la cultura del queso y que está especializada en la venta de quesos nacionales y europeos.

Este Cheese bar, que ocupa 700 metros cuadrados de superficie, es un punto de degustación con un concepto innovador que no existe en ningún otro sitio. Se trata de algo más que un restaurante, pues ademas de tener los mejores quesos, ofrecen deliciosos platos en torno a este producto lácteo, disponen de una nutrida biblioteca sobre el queso y de un centro de divulgación en el que celebran catas, conferencias y presentaciones.

Nosotros no reservamos mesa. Era sábado y registraba un lleno total, pero aún tuvimos la suerte de encontrar un hueco en la barra del fondo. ¡Genial ubicación para contemplar al equipo de expertos preparando las tablas de quesos, con la cava repleta de numerosas variedades detrás!

Es un local muy amplio, en el que destaca su jardín vertical interior.

La carta de quesos se compone de más de 140 variedades, procedentes de toda España y de otros países como Francia, Italia, Suiza, Inglaterra, Bélgica o Irlanda. Y lo más recomendable es optar por la selección que ofrecen diariamente los maestros queseros teniendo en cuenta los que están en su momento óptimo de maduración y consumo. Nosotros éramos dos y tuvimos ocasión de probar 12 variedades distintas (uno valenciano, el Servilleta Pell Florida; uno siciliano, el Piacentinu di Enna -con azafrán y pimienta negra-; varios franceses -Camembert de Normandía, Langres de Champagne o Perail Fermier de Midi Pyrenees-; un suizo -Blaul Geiss-; dos ingleses -Cotherstone y Stilton- y un holandés -Gouda al romero-.  Llegan acompañadas de un folleto con el nombre, origen, raza del animal, tipo de leche, procedencia e intensidad de cada queso.

También hay una carta de platos, algunos elaborados con queso, otros sin él y otros mal en los que optar si los queremos con o sin queso. Hay ensaladas, sopas, verduras, pastas, arroces, pescados, carnes… Yo probé un roastbeef con Gruyere, con la carne bastante sosa.

Aquí no podían faltar las fondues, las raclettes ni los postres a base de queso: arroz con leche de cabra, sopa fría de queso de Liébana o Cheese cake de queso zamorano.

Los vinos son sobre todo españoles, aunque hay alguno francés, italiano y portugués. Yo tomé uno que me encantó, un godello elaborado por Rafael Palacios, Louro do Bolo.

El precio medio es de unos 35-40€. Así que, en resumen, si te gusta el queso, ¡este es tu sitio!

 

 

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies