Loading Selected Work...
Menu

Visita al nuevo celler Jaume de Codorníu

Hemos tenido ocasión de visitar la nueva bodega Celler Jaume, ubicado dentro de las mismas Cavas Codorníu, en Sant Sadurní D’anoia (Barcelona), el centro de experimentación de experimentación neológico de I+D y la bodega donde se elaboran los cavas de gama alta de la casa: el Jaume de Codorníu, los Gran Codorníu, Gran Reservas y próximas novedades.

Fue una maravilla recorrer, junto a Bruno Colomer -su enólogo- las instalaciones, que reciben el nombre de Jaume ya que fue el primer miembro de la familia de cuya actividad vinícola se conserva una actividad manuscrita. Colomer nos fue contando las múltiples pruebas y experimentos que están llevando a cabo en esta pequeña bodega.

La nueva bodega se compone de una zona de recepción de uva, con una sola prensa donde se seleccionan escrupulosamente los frutos que ya vienen escogidos del viñedo (chardonnay, pinot noir, xarel.lo; una sala de vinificación en donde se realizan microvinificaciones muy específicas para conservar la personalidad de las microondas, fincas, etc; sala de catas o laboratorio para realizar las analíticas y controles de seguimiento de los unos; sala
de crianza y sala de expedición en la que se embotella, se etiqueta y se realiza el degüelle manual.

Finalmente, en la sala de producto acabado, con temperatura controlada, los cavas se almacenan hasta su venta.

Tuvimos la suerte de catar Anna de Codorníu ( brut blanc de blancs y también el que lleva 70% chardonnay y 30% macabeo), Gran Codorníu rosado (100% pinot noir); Reina Mª Cristina (pinot noir) y Jaume de Codorníu (chardonnay, pinot noir y xarel.lo).

Y dentro de la gama Reserva Colección Gran Codorníu de Finca: El Coster (pinot noir, con 6-7 años de envejecimiento);  La Neta (chardonnay) y La Nansa (xarel.lo).

Una cata que no dejó indiferente a ninguno de los asistentes y que para siempre quedará en nuestra memoria.

StreetXo, nuevo acierto en la tercera visita

Declaro que soy una fan incondicional de la cocina que hace David Muñoz. Diverxo (www.diverxo.com) me fascina desde su apertura y StreetXo sigue por el mismo camino. Me parece lo mejor que hay en Gourmet Experience, en la planta 9 de la plaza del Callao 1, en el Centro Comercial de El Corte Inglés (donde también puedes probar comida mexicana, oriental, hamburguesas, etc y comprar numerosos productos gourmet)

A Diverxo he ido varias veces y siempre ha superado mis expectativas y me está pasando lo mismo con esta «pequeña sucursal», que comparte con la casa madre la elaboración de recetas de fusión absolutamente originales, únicas y deliciosas. Una barra con varias banquetas, una música acorde con el look y la juventud de los cocineros del local y una carta no muy extensa pero… casi adictiva… sobre todo, según mi punto de vista, ese plato picante de cangrejo «Chilli Crab», con pimentón, chipotles y palo cortado, y una salsa para comérsela a cucharadas, con o sin pan.

Desde la última vez que fui a ésta, han desaparecido algunas propuestas y se han incorporado otras nuevas. Empezamos con las navajas al humo de aceite y carbón, ponzu de sisho y crema de coco. Una mezcla ahumada y refrescante, por la presencia del cítrico, deliciosa… Continuamos por unos lomos de tataki de pez mantequilla a la brasa, muy sutiles, hechos en barbacoa china, con ensalada de anisado y yuzu. Un nuevo pescado: caballa a la brasa con yuzu-miso, bonito ahumado (láminas desecadas que potenciaban mucho el sabor del plato) y cebolla encurtida. Ya la conocíamos: panceta ibérica a la brasa (que se te deshace en la boca) pero no nos emocionó la combinación con el condimento de los mejillones escabechados… Bien las setas shitake encurtidas, la salsa «siracha» y la clásica tártara. Terminamos con tuétano y kokotxa a la brasa con bilbaína y jugo de kimchee y galleta de arroz.

¡Qué descubrimiento de ingredientes y, sobre todo, de mezclas que parecen imposibles y en boca te conquistan porque están perfectamente equilibradas, con sabores diferentes pero irresistibles!

Genial nuestra opción de regar nuestra comida con el cava Gramona III Lustros.

Abre en La Moraleja Tse Yang Dim Sum Club

El restaurante Tse Yang (http://www.cafesaigon.es/), del Grupo Café Saigón, está considerado como uno de los mejores chinos de Madrid. Ubicado en el Hotel Villamagna, acaba de abrir una sucursal especializada en sus famosos Dim Sum Gourmet en la plaza de la Moraleja, exclusivo barrio a las afueras de Madrid.

Oferta más de 30 variedades de esta especialidad cantonesa, tanto en su restaurante interior como en su deliciosa terraza. Nosotros probamos el de langosta y huevas de pez volador, el de gambas y cangrejo real, el de ternera con puerro y castaña de agua, uno de verduras, setas chinas y pato y uno de boletus con pollo a la trufa. Todos, buenísimos. Uno se vuelve loco decidiendo cuál elegir cuando le traen la carta, convenientemente ilustrada con la foto de cada uno. Están elaborados de forma artesanal, en el propio restaurante, con masa de huevo o de trigo y en forma de rollitos, empanadillas, raviolis o saquitos. Se cocinan al vapor o fritos y se sirven en las típicas cestas de bambú (donde conservan muy bien el calor) o en unas mini-sartenes.

Pero además de los dim sum, su carta recoge una amplia variedad de especialidades chinas entre rollitos (probamos los nem, rellenos de carne especiada, con su lechuga y su hierbabuena y los de mango y gamba, con su salsa agripicante), ensaladas, sopas, pescados o carnes (delicioso el pato crujiente desmenuzado y servido con crêpes, pepino, puerro y la salsa Hoishin).

Para probar varias cosas son recomendables cualquiera de sus menús: uno a 28€ y otro a 32€ y dejarse llevar por la atmósfera que recrea un diseño cosmopolita con un sutil toque oriental.
Amable personal y buena carta de vinos (a nosotros nos encajó estupendamente con la comida un cava Gramona III Lustros).

Cien olivos en el centro de Madrid

No te puedes imaginar que exista un sitio así en una ciudad como Madrid. Es la Fundación Olivar del Castillejo (C/Menéndez Pidal, 3 bis www.fundacionolivardecastillejo.org) que, año tras año, trata de impulsar a artistas, intelectuales e iniciativas culturales y de conservación del entorno, mientras mantiene y cuida este espacio único.

Entras por un camino con olivares que te dan la bienvenida a los lados y de pronto aparece un lugar mágico -con escenario para algunos espectáculos programados centro del ciclo de Veranos de la Villa (veranosdelavilla.esmadrid.com), con una terraza al lado, donde este año, el grupo Paradís (www.paradis.es) nos propone una agradable oferta gastronómica.

A la entrada hay una barra en la que puedes hacer un picoteo y beber algo, antes o después del espectáculo -si lo hubiera, si no abren igual-, pero la experiencia de cenar en su terraza es única. También hay un restaurante especial. Todo ello se llama «Entreolivos» y nos proponen un exquisito jamón ibérico del Valle de los Pedroches, una sopa de tomate muy refrescante con litchies y langostinos, una ensalada de tomates bio de su huerta de Anglesola (¡qué sabor….!), una Caprese de mozzarella de búfala, con rúcula y fresas liofilizadas y sardinas en escabeche sobre mortero de ensaladilla. De platos fuertes probamos al atún marinado en soja con tabulé con hierbas aromáticas, unos dados de pollo «Tika-masala» con arroz perfumada, pasas y pistachos y la hamburguesa del Olivar, con picadillo de feta y tomates secos, cebolla caramelizada y brotes tiernos.

Bebimos un cava Don Montferrer más que agradable y probamos varios postres: Fruta con fruta en capuccino, Variación de tiramisú, Mousse de chocolate blanco y corazón de fresa y Helado de chocolate con hilo de aceite virgen y escama de sal.

El precio medio es de unos 25€ y, en este caso, además del entorno único para pasar una noche madrileña veraniega de diez, la compañía de nuestra cena fue única. Gracias, sobre todo a Juan, pero la velada fue inmejorable también por la presencia de María, Mara y Laura.

Nota: Abren todas las noches de julio y cierran a mediados de septiembre. Se reserva para cenar en 682 803 747

Últimos vinos: Viña Sol, Mediterrania de Codorniú y Adaro

No suelo escribir mucho de vinos porque no me considero una experta, aunque es mi bebida favorita. He probado muchos y leo y escucho bastante sobre ellos. Y dado que es un sector al que tengo fácil acceso, llevo años muy vinculada a él. Así que aquí traigo las 3 últimas referencias que he tenido ocasión de probar.

Viña Sol, de Bodegas Torres, acaba de cumplir ¡medio siglo! Es uno de los vinos blancos más conocidos. Su nombre y su etiqueta reproducen el sol mediterráneo con el que iban estampadas las barricas que Torres, nuestra bodega más internacional, mandaba a Cuba y a Puerto Rico.
Han lanzado un estuche con una edición especial y limitada. El vino es de un color amarillo pajizo con reflejos verdosos. Es fresco, joven y está elaborado en el Penedés, a partir de la uva parellada. Por cierto, se exporta ¡a más de 80 países! ¡Felicidades por las bodas de plata de Viña Sol!

-Cava Mediterrania, de Codorniú, acaba de ser lanzado en forma de una colección de 4 botellas diseñadas por el artista valenciano Javier Mariscal. Un cava que refleja la historia, el sonido y el sabor del Mediterráneo. Además de que «los vestidos» son preciosos, este brut, hecho con las tradicionales variedades del cava (macabeo, xarel.lo y parellada) es muy agradable y fresco. Su color es amarillo dorado y sus burbujas finas y persistentes. En nariz, destacan ciertas notas cítricas, almendras y a flores blancas. Y al probarlo evocamos algunas notas salinas y a yodo que nos recuerdan al mar. ¡Genial para esta época!

-Adaro 2010, de PradoRey, es la segunda añada de uno de sus vinos más especiales elaborado en homenaje al fundador de la bodega, Javier Cremades de Adaro, un visionario que en su día apostó por la viticultura extrema. Hoy su nieto y actual director de PradoRey continúa con los valores que heredó de su abuelo: el riesgo, la espera, el mimo, el cuidado y la satisfacción.
Este tinto único, de la Ribera del Duero, está elaborado con las mejores uvas de la variedad Tinta Fino, en el pago Hoyo de Dornajo, de temperaturas y latitudes extremas, Ha pasado 12 meses en barrica y 3 meses más en conos de roble francés. Tiene un intenso color granate. En nariz es muy aromático y están muy marcadas las cerezas y las grosellas. Muy elegante y fresco cuando lo pruebas.

 

Nace Codorniu Ecológica

Me gustan los vinos espumosos lo que más. Siento fascinación por el champagne pero jamás le hago ascos a un buen cava. La prestigiosa bodega catalana Codorniu ha lanzado al mercado una versión de un cava ecológico que merece la pena probar.

Se llama Codorniu Ecológica y está producido con las clásicas variedades autóctonas que se utilizan para elaborar este producto: xarel.lo y parellada, en este caso cultivadas en los mejores viñedos ecológicos ubicados en el Alto Penedés y Penedés Central, certificados como tales por la Unión Europea y Estados Unidos.

En el aspecto visual, presenta un color amarillo pálido con una burbuja muy fina y persistente. En nariz destacan los aromas puros y limpios de la uva y en boca sobresale su frescor, su juventud y sus matices tanto frutales como florales.

Todas las variedades de este cava se vendimian en días diferentes para garantizar su pureza y evitar cualquier contacto con otras variedades. Se vinifica en depósitos diferentes que se encuentran en una zona especial de la bodega. Su envejecimiento, de 9 a 12 meses, se realiza en la zona más alejada y tanto su embotellado como su etiquetado se hacen utilizando materiales ecológicos.

Este Codorniu Ecológica permite un maridaje de lo más versátil y es perfecto para acompañar platos ligeros de verduras, pescados y carnes blancas, sin salsas muy especiadas.

 

Cena en el Jardín del Intercontinental

El Intercontinental Madrid (Paseo de la Castellana, 49) tiene una de las cocinas de hotel más interesantes de la capital, que dirige el chef José Luque: una propuesta mediterránea de autor con productos de temporada. Anoche lo pudimos comprobar cenando en su agradable terraza, El Jardín. ¡Una delicia! Ya nos habían gustado mucho los platos que probamos con motivo de la cena benéfica que organizaron allí hace poco, en beneficio de la Fundación de Niños Guarataro.

Además, es uno de los establecimientos que más está promocionando la gastronomía a través de diferentes jornadas y menús. Genial la iniciativa de las cenas para mujeres los jueves o la de las noches de los viernes en agosto, en colaboración con Citroën: te recoge un coche en casa, te lleva a cenar y luego te traslada a la misma dirección o a otra que le indiques.

Ahora ofrecen dos menús muy interesantes: el de Tapas (32€+12€ con maridaje de vinos) y el Gastro-Jardín, con productos del mar (42€+17 € con maridaje de vinos). 

Esto es lo que nosotros probamos:

Croqueta de chipirón en su tinta con alioli. Crujiente por fuera y bastante cremosa por dentro, con mucho sabor.
Vichy-chufa con berberechos y remolacha. Éste me gusto menos, me pareció menos sabroso, muy líquida la textura, pero la idea es original. Tiene una chufa dentro y daditos de gelatina de remolacha.
Tataki de atún con salmorejo, piparra y mayonesa de wasabi. Me encantó. Perfecta combinación y cada ingrediente en su punto.
Steak tartar de kobe con ensalada, alcaparras y chips de plátano macho. Uno de mis preferidos. Delicioso el aliño y deliciosa la textura de los chips para acompañar una carne de mucha calidad. ¡Me chifla el toque que le dan las alcaparras!
Foie enlatado con chocolate. Una especie de mousse de foie con macedonia de mango, helado de frambuesa y chocolate amargo. Bien, correcto, pero he de decir que, aunque a mi me satura el foie, está muy equilibrado y la mezcla de sabores funciona bien.
Gamba roja de Denia. Impresionante. A la sal, en su justo punto de cocción. No quedó ni la cabeza…
Cigalita a la parrilla con fideos al wok, algas wakame, jamón ibérico y verduritas al dente. Un acierto seguro y un plato del que no te cansas: ligero y sabroso.
Vieira con arroz venere, trigueros y mayonesa de remolacha. De los que menos me gustaron. La vieira no es santo de mi devoción y eché en falta una textura más turgente. El arroz, sin embargo, me pareció en su punto perfecto, con el aporte del crujiente de los espárragos al dente.
Mar y Montaña: albóndiga de kobe con gamba blanca de Huelva. Un poco seca la carne, pero deliciosa la salsa y estupenda calidad la del crustáceo, en su punto.
Helado de chocolate con crema de Grappa y frutos rojos. Final inmejorable.

Para beber, Cava Brut Nature Parés Balta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies