Loading Selected Work...
Menu

La Raquetista, una apuesta segura

La Raquetista (Calle Doctor Castelo, 19 Madrid) es la apuesta de los hermanos Aparicio -también al frente de Cachivache, en Serrano-  en el barrio del Retiro. Un establecimiento que se suma a la oferta gastronómica creciente en la zona y que rinde homenaje a la buena materia prima.

En un recoleto y acogedor espacio, el chef Javier Aparicio reivindica los sabores de siempre, tanto en la barra de la entrada como en su pequeño comedor de poquísimas mesas, con los callos, patas y morros a la madrileña, los esponjosos buñuelos de bacalao con salsa vizcaína o el bonito escabechado al momento.

Sobresalen los memorables torreznos, elaborados en dos texturas y cocinados a baja temperatura. Y aprovechando la temporada, probamos un carpaccio de gurumelos con queso de cabra rallado y aceite de oliva virgen extra. Nos encantan los garbanzos con chantarella, foie y butifarra y el taco de parpatana de atún con guacamole y chile chipotle.

Javier está trabajando con carne de búfalo, que da unos resultados gastronómicos sorprendentes. Delicioso el escabeche con filetes muy finos de esta carne o el steak tartar con la misma.

También es un acierto el skrei al curry verde, que lo sirven con arroz blanco, y con un toque picante estupendo para los mas atrevidos y amantes de sabores contundentes.

Los postres están a la altura y están muy bien hechos. Nos conquista la tarta de queso Idiazábal, con el justo punto de dulzor, y nos parece un capricho la torrija de soba o con helado.

Un sitio para repetir, sin duda.

Nueva carta en The Garden

Siempre me gustó Thai Gardens, desde su ubicación en la calle Jorge Juan de Madrid (de hecho, mi localización preferida, el sitio y su ambiente eran muy especiales, pasando por el Paseo de la Habana (actual Mercado Isabela) y ahora en Arturo Soria, 205-207 (www.thegarden2112.com).

La semana pasada tuve ocasión de conocer su último emplazamiento, ahora se llama The Garden, y me encantó. Además de por sus preciosas instalaciones, con decoración artística y arquitectónica tailandesa (comedor, terrazas acristaladas y jardines exteriores con piscina), por su deliciosa comida. Los cinco elementos de la filosofía oriental se encuentran en su mobiliario (madera, piedra, agua, fuego y metal).

Tuve ocasión de probar el menú de presentación compuesto por platos «muchos de ellos conocidos pero transformados por el tiempo y las tendencias, tal y como fueron preparados con su verdadera historia, nombre y origen», como dice Emilio Carcur, su propietario. Se abastecen de una huerta orgánica con vegetales y plantas aromáticas tailandesas, que se encuentra en el municipio madrileño de Torrelaguna.

Comimos rollitos de primavera Thai de origen chino (Poh Pia), pasta de arroz frita rellena de verduras y envuelta en hojas de lechuga, albahaca y menta; rollitos de primavera frescos de origen vietnamita (Poh Pia Sod), pasta de arroz rellena de verduras pero esta vez pre-cocida; croqueta de pescado y hierbas aromáticas (Tod Man Pla); dumplings de gambas, hechos con pasta de tapioca y cocinados al vapor (Kanom Gib Thai); buñuelos de soja, tapioca rellena de judías de soja a la plancha (Khu Chai); gambas a la parrilla picantes con varios aderezos thai (Pla Khung)…

Pongo aparte la sopa Khaotom Moo Kratiam. Nos cuenta Emilio que es algo que en Tailandia la gente la toma cuando está enferma del estómago. ¡Está buenísima! Lleva arroz, trocitos de cerdo salteados con pimienta verde, salsa de soja y cebolleta.

En cuanto a los platos principales: un sabroso curry rojo de ternera (Paneng Nua), con arroz blanco; pollo salteados agridulce con piña, anarcardos y salsa de tamarindo (Kai Priowaan thai); acelgas chinas salteadas con judías de soja y aceite de ajo con guindillas rojas (Pad Pak Kaná) y arroz blanco perfumado al vapor como acompañamiento para todos (Khao Suai).

Dos postres para finalizar: Mango con arroz glutinoso y bañado en leche de coco (Khao Niao Mamuang) y Flan de coco. ¡Un festival de color, aroma y sabor para todos nuestros sentidos!

Markham, una nueva tónica en España

Se acaba de lanzar en España la tónica Markham (www.markham.es), distribuida por el Grupo Osborne, y ayer tuve la suerte de probarla en primicia: sola y en compañía de varias ginebras. Fue en el restaurante Tandoori Station (www.tandooristation.com), uno de mis indios preferidos de Madrid (C/José Ortega y Gasset, 89).

Se trata de una tónica premium, que tiene sus orígenes en la India -nos gusta mucho la etiqueta con el elefante, animal sagrado para este país-, aunque se importa de Inglaterra.

El nombre, Markham, es un homenaje a un explorador británico que introdujo la quinina para prevenir la malaria. Mayte Corsini, conductora de la cata de ayer, nos recordó que fue en la India del Imperio Británico donde los soldados mezclaron por primera vez la quinina -por cierto, responsable del amargor de la tónica- con lima, agua y azúcar. Así nacería lo que se conoce como «Indian Tonic Water».

Me gustó esta tónica porque es muy equilibrada: tiene muchos matices, pero el amargor no sobresale, aunque te deja un postgusto largo. Lleva quinina natural y aceites esenciales de pomelo rosa y naranja, tiene una burbuja muy fina y está concebida como acompañante de la ginebra.

La probamos con 4 ginebras: Seagram’s, Larios 12, London Gin y Givine. A mi me gustó más con la primera y la última, aunque son ginebras que no tienen nada que ver. No soy una gran experta en gintonics pero estos fueron los que más me gustaron y, precisamente, por cosas distintas: uno por seco y menos aromático, y el otro por floral y más dulce.

Los dos se convirtieron en el complemento perfecto de la cena, donde lo que más me gustó, como siempre, fueron el Onion Bhaji, o cebolla rebozada con harina de garbanzos y frita; Pollo tikka, macerado en especias y yogur y cocinado en el horno tandoori, el pan Naan de queso y el Saag Gosht, curry de cordero con espinacas.


PVP unidad Markahm:
1,95 euros

Surtopía, El Jardín de la Leyenda y Tandoori Station

Mis últimas visitas gastronómicas en Madrid han sido a tres sitios de lo más variopinto y con nada que ver entre sí.

Empiezo por Surtopía (C/Núñez de Balboa, 106 http://www.surtopia.es/), el nuevo proyecto de José Calleja: la utopía del sur. Le seguimos la pista desde La Cuchara de Rivas y siempre vimos mucha chispa culinaria en sus propuestas de cocina andaluza. Se basa en los productos de la despensa de Andalucía y da una vuelta a las recetas de siempre.

 

Este joven de Sanlúcar nos propone platos como las clásicas tortitas de camarones, éstas en la versión más tradicional y muy ricas: ligeras, crujientes y poco grasientas; el tiburón en tataki con alioli de adobo y tomatitos confitados en almíbar; la original versión de la carne mechada, en forma de carpaccio con un helado de pimienta o los raviolis rellenos de gallo campo en salsa de pepitoria y azafrán. Recetas que se pueden acompañar por alguno de los vinos del Marco de Jerez, si así se desea porque la oferta es considerable. Nosotros optamos por un Cava Gramona Imperial que le iba muy bien a nuestra elección gastronómica.

 

El Jardín de la Leyenda (Carretera la Coruña, KM. 12,300 http://www.eljardindelaleyenda.es/) es un restaurante que abrió sus puertas en el año 1997 y está ubicado en un entorno espectacular. La decoración de sus múltiples espacios -me quedo con la sala de los relojes- es obra del estudio Oto y su cocina la firma el chef Roberto Romero. Platos elaborados con productos de temporada y recetas de la gastronomía española. Yo probé el salmorejo cordobés, unas croquetas de bacalao, un tartar de atún con aguacate y un solomillo de ternera. Además, tienen embutidos ibéricos, ensaladas varias, diferentes platos con huevos, carnes y pescados. Una oferta pensada para llegar a todos los públicos.

Y termino por el indio Tandoori Station (C/Ortega y Gasset, 89 http://www.tandooristation.com/). Lo que más me gustó de este restaurante, además de su confortable ambiente y sencilla decoración, es la frescura de sus platos e ingredientes. Tienen una amplísima carta pero nosotros optamos por el menú degustación (alrededor de 25€ sin bebida) para probar un poquito de todo. Se comienza con unos entrantes a base de Sabzi Pakora o tortitas de verduras, Murgh Tikka: pollo macerado en especias y asado en horno tandoori -riquísimo-, las empanadillas de vegetales o samosas y las Onion Bhaji o tiras de cebolla rebozadas con harina de garbanzos y fritas.

Luego desfilan numerosos platos variados de curry de pollo y cordero, a cada cual más rico. Se acompañan con arroz basmati y con pan indio, Naan, de diferentes rellenos -a mi me encanta el de queso-. Y para beber, creo que lo mejor es la cerveza, así que nosotros pedimos Cobra, una india muy suavecita. De postre, dulces indios -no me entusiasman-: Kulfi, que es un helado casero de pistacho, Gulab Jamun Pastel Indio (Bolitas de bizcocho de leche en almíbar) y Gajar Halwa (Pastel Indio de zanahoria).

 

Ensalada de pollo, mango y espinacas

Los ingredientes que vamos a necesitar para esta deliciosa ensalada son: 2 pechugas de pollo; 1 yogur cremoso; 2 cebolletas; 1 cucharada de curry; 2 mangos; 1 bolsa de espinacas; Aceite de oliva virgen extra; Sal y Pimienta

Lo primero que tenemos que hacer es cocinar las pechugas a la plancha con un pelin de aceite y sal. Las cortamos en tiras.

Por otro lado, preparamos la salsa. Para ello, en un bol mezclamos el yogur con el curry. Añadimos un chorro de aceite, sal y pimienta. Mezclamos bien con una varilla.

Troceamos la cebolletas en tiras y pelamos y picamos el  mango en daditos.

En una fuente colocamos las espinacas, añadimos la cebolleta e incorporamos el pollo. Mezclamos todo bien y añadimos los daditos de mango. Salseamos y movemos todo bien. ¡Listo para comer! Espero que os guste.

Arroz rápido al curry con un toque picante

Esta mañana he estado haciendo la compra. Es sábado y me he levantado tarde. Toca reunión en casa por la noche y he estado haciendo algunas cosillas de picoteo así que para comer he improvisado una receta muy sencilla de arroz al curry con pollo. Ahí va:

Ingredientes para 2 personas:
2 vasitos de arroz de grano largo; 1 cebolleta y media; 2 dientes de ajo; 2 pehugas de pollo; curry; 1 brik pequeño de nata líquida; 1/2 vasito de vino blanco semi-seco; 2 cayenas; aceite de oliva

Se pone a cocer el arroz en agua con sal unos 14-15 minutos.

Mientras hacemos un sofrito en el wok con un poco de aceite, la cebolleta cortada en tiras y los dientes de ajo picados. Sazonamos. Añadimos las dos cayenas muy picaditas. Incorporamos el pollo troceado en dados y dejamos que se haga sin dar vueltas para que  no se queme. Agregamos el vino y dejamos reducir ligeramente. Incorporamos la nata y el curry al gusto y esperamos a que espese un poco.

Escurrimos el arroz bien y lo echamos en el wok mezclando bien para se incorpore bien con la salsa. ¡Delicioso!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies