Loading Selected Work...
Menu

Bodegas Roda: 25 años haciendo historia (2)

Fue corto pero intenso. La escapada a la riojana Bodegas Roda (www.roda.es) no pudo dar más de sí. Después de la cata y el almuerzo en Casalarreina, paradita en el Hotel Los Agustinos (www.hotellosagustinos.com), el mejor de Haro. Una ducha rápida y a visitar la bodega. Y yo, que no soy precisamente una gran experta aunque sí una gran amante del vino, viví algunos de los momentos más especiales y más novedosos en mi periplo gastronómico y vinícola. Después de más de 15 años de trayectoria y de haber visitado más de cien bodegas, tuve ocasión de descubrir cosas que nunca había visto, pero vayamos por partes.

Lo primero fue una cata de mostos de distintas parcelas, algunos ya fermentados y por lo tanto futuros vinos, ligeramente pasados por madera, que ya apuntan maneras. Esta cosecha ha respondido a una climatología puramente atlántica, con poco calor y mucha lluvia. El otoño ha salvado la vendimia, con algunos problemas de botrytis en casi todos los viñedos, lo que obliga a ser mucho más exhaustivos en la mesa de selección.

Recorrido por la bodega: una de las más impecables que hemos visto: sala de elaboración con enormes tinas de madera, en plena actividad en esta época (foto del remontado). Parada en la sala de barricas y turno de una especial cata. Olimos cada una de ellas y catamos el respectivo vino que ha contenido para su crianza. Tampoco había tenido ocasión de probar esta práctica. Es una locura porque trabajan con diez tonelerías distintas que llevan a cabo diferentes tostados. Al final tuvimos ocasión de probar el coupage final, el vino testigo Roda 2012. A mi me pareció estupendo, lleno de matices y con un larguísimo recorrido por delante.

Los calados subterráneos, auténtico santuario de Roda te envuelven en una especie de magia. Se utilizan también para la crianza del vino. Datan de finales del siglo XIX, tienen cien metros de largo y 6 de ancho y una temperatura constante anual de entre 12 y 13 grados. El lugar ideal para reposar tranquilamente y olvidarse del mundanal ruido, junto a esos vinos que se crían de forma lenta y tranquila. En su afán para potenciar el mundo del enoturismo (una de la actividades que cada vez aporta más ingresos a las bodegas), se pueden visitar, tomar un vino y comer algo en este lugar único de Roda.

Fin de fiesta en otra de las salas de barricas con una exquisita cena servida por Venta Moncalvillo (Daroca de Rioja www.ventamoncalvillo.com) y por los hermanos Echapresto: Impactante lengua de ternera cocida y ahumada con crema de queso viejo, Hongos confitados con yema de huevo y jugo de ave, Mero asado a la parrilla con patatas aromatizadas, Pichón en dos cocciones y Chocolate en texturas. Espectacular selección líquida: Roda 2004, Roda II 2001, Roda II 2006, Roda I 2004, Roda I 2001, Roda I 1995, Roda I 1994, Cirsion 2010 y Cirsion 2012 «25 aniversario». Las palabras «lujo», «privilegio» y «fortuna» se me quedan cortar para describir mi experiencia.

¡Feliz 25 aniversario a todo el equipo de Bodega Roda!

 

Bodegas Roda, 25 años haciendo historia (1)

Bodegas Roda (www.roda.es) celebra su 25 cumpleaños este 2013 manteniendo su innovadora visión y el posicionamiento de sus vinos en primera fila junto a los mejores del mundo. Esta representativa bodega de la Denominación Calificada Rioja me concedió el honor de sumarme a esta celebración en la localidad de Haro.

Con un gran equipo técnico entre sus activos, lideran proyectos internacionales de I+D+i y elaboran 4 marcas en Rioja, además de Corimbo,en Ribera del Duero: Sela, Roda, Roda I y Cirsión, todos ellos un gran exponente del perfil del Rioja moderno.

A finales de los años 80, Mario Rotllant y Carmen Daurella fundaron Bodegas Roda en el mítico barrio de la estación de Haro «con la intención de hacer algo nuevo y aportar algo diferente al mundo del Rioja».

Además de diferentes catas verticales que han llevado a cabo por todo el mundo para celebrar sus bodas de plata, lanzar un pack de vinos de edición limitada y realizar una exposición de 50 fotografías, recientemente reunieron a un grupo de amigos y prensa especializada en su bodega. Para mí fue más que un placer compartir esta experiencia, sumarme a este aniversario y aprender de los que saben.

Hay que destacar la creación de su banco de germoplasma de tempranillo, en el que han desarrollado el material vegetal «Familia Roda 107», escogido tras una serie de estudios agronómicos y enológicos en sus viñedos viejos. La diferencia entre éste y el clon convencional es que el primero lo forman un conjunto de plantas similares carentes de virus y el segundo es una unidad de características determinadas. Esto redundará en atender la cada vez mayor demanda de vinos de calidad.

En nuestra visita, guiados por Agustín Santolaya, director de la bodega, empezamos catando «añadas difíciles», «cosas curiosas», resultantes de la complicada climatología de cada año:
-Roda I 1992
-Roda II 1993
-Roda I 1997
-Roda I 1999

Curiosa experiencia la de probar no sólo las añadas excelentes, porque todas tienen su historia, sus particularidades y su trayectoria. Y en una bodega, ninguna de ellas se olvida.

Esta primera parte finalizó con un estupendo almuerzo en el restaurante «La Vieja Bodega» (www.viejabodega.com), en Casalarreina, con platos como el pisto riojano con bacalao, hongos salteados, mollejas de lechal empanadas y fritas, rabo de toro deshuesado y sopa de chocolate blanco. Para beber: Sela 2010, Corimbo 2010, Roda 2008, Roda I 2007, Corimbo I 2009 y Cirsión 2009.

 

La Rioja: Echaurren

Estuve en Echaurren (www.echaurren.com) hace varios años. A Francis Paniego le tengo mucho cariño -fue el primer cocinero con el que me puse delante de una cámara- y tenía muchas ganas de conocer la reforma que ha hecho en su hotel de Ezcaray -una localidad riojana con enorme encanto-.

De momento han reformado una de las plantas. Han dotado a las habitaciones de todas las comodidades habidas y por haber. Es una auténtica gozada dormir en uno de sus colchones traídos de Francia, que parece que te atrapan, por no hablar de las maravillosas vistas a la iglesia del pueblo que se pueden disfrutar desde allí. Maravilloso también el desayuno, con su bollería y sus panes caseros, embutidos, zumo natural, etc.

Echaurren sigue manteniendo el restaurante tradicional, con los platos clásicos de Marisa, la madre de Francis, y «El Portal», donde se ofrecen los platos actuales de este cocinero riojano. Además, tanto en las mesas que hay junto a la emblemática chimenea, como en la terraza, se sirve una carta de raciones y platos más informales.

En «El Portal de Echaurren», probamos el «Menú 11 ideas, largo y estrecho», con un claro protagonismo para el mundo vegetal. Cuesta 78€, iva no incluido. Hay dos menús más, con menos platos, por 68€ y 58€. Atendidos magníficamente por un servicio comandado por Chefe, hermano de Francis, que nos ofrece un curioso vino blanco riojano elaborado con la uva gewürztraminer, de nombre «Spanish white Guerrilla».

Arrancamos con Snacks como la teja de pipas y pan de aceitunas negras; el sandwich de queso de Tondeluna; el suero de tomate simulando una original cerveza y la croqueta imprescindible de Marisa.

Las «Ideas saladas» se componen de: carpaccio de gamba sobre tartar de tomate, ajo blanco y caviar de vino tinto -uno de mis preferidos-; el espárrago blanco, con mahonesa de perrechicos -espectacular la calidad del producto-; Hierba fresca o comerse una pradera -con lechecillas deliciosas y espuma de queso ahumado-; Remolacha asada a la sal con tallarines de sepia y esférico de yogur; Bajo un manto de hojas secas o un paseo por el hayedo -castañas, perrechicos y huevo de codorniz- y Tuétanos de alcachofa sobre crema de patata y falsa yema trufada.

Los denominados como «Platos» son: cigala gallega con brotes de hortalizas, crema de almendras y fondo de puerros -otro de nuestros favoritos, con ese espectacular punto del crustáceo-; láminas de bacalao con un ligero gusto de parrilla, sesos de cordero y carbón y pichón curado a la sal y asado, sobre concasé de pera y puré de pan.

Llegan las «Ideas dulces»: bajo el hielo, torrija con sopa de arroz, menta y aroma de pino y las fresas con pan y queso. Y los «Petit Fours» para el café: macaron de aceite de oliva, financiera, marsmallows de vino, piruleta de chocolate, gominola de tempranillo y de vino blanco y teja de almendra.

En resumen: hay platos que nos convencieron más que otros pero la valoración es que el conjunto nos encantó.

Loft 39, Casa Rafa y El Molino

En esta entrada os cuento mi experiencia en tres restaurantes de Madrid en los que he estado hace pocos días. Ya los conocía pero hacía mucho que no los visitaba.

 

Empiezo por Loft 39, en el número 39 de la calle Velázquez (www.restauranteloft39.com). Hace pocos meses saltaba a la palestra por alzarse con el primer premio de la última edición del Campeonato de Pinchos de Valladolid, gracias a su original creación «Buenas noticias de nuestra tierra», elaborado por Daniel Méndez Sancho. Se trata de un steak tartar de carne de ternera, relleno de helado de queso de cabra, mostaza y miel y envuelto en una hoja de periódico hecha de oblea de arroz y pasta filo. Lo probamos, junto a otros platos como las croquetas de cecina y los buñuelos de trufa y tierra de hongos; el tartar de atún rojo con guacamole; la cigala con crema de castañas; el ravioli de pan relleno de yema de huevo con espuma de patata o el bacalao con salsa verde y trocitos de morcilla. De postre estaba rica una especie de bomba de avellana recubierta con trocitos de barquillo dorado y un helado de café y el vino nos gustó bastante, un Rioja tinto Federico Paternina Selección Especial de 2008.

 

Continúo por Casa Rafa (C/Narváez, 68 http://www.restauranterafa.es/), uno de los mejores sitios de la capital para tomar marisco aunque nosotros comimos otras cosas. Además de sus medias raciones, me encanta la ensaladilla rusa y hay pocos lugares donde la hagan tan rica como aquí: con la patata justamente cocida -ni entera, ni deshecha- y la mahonesa con la textura adecuada, aunque no lleve atún. Además de este plato, probamos unos buenos ibéricos: jamón y lomo; unas zamburiñas con cebolla confitada; unos langostinos y verduras en tempura y unos ricos bocaditos de merluza rebozada. Para terminar, un surtido de postres (flan, tarta capuchina, canutuillos de chocolate rellenos de crema pastelera, sorbetes…) y un albariño para beber.

 

Y termino por El Molino (Carretera M-404 Km 9,.300 Navalcarnero – Chinchón, El Álamo), un restaurante al que llevo yendo con mi familia prácticamente desde que abrieron hace muchos años. Nunca nos ha defraudado. Como especialidades, gamba blanca a la plancha y carnes a la brasa. Entre los entrantes, ofrecen otros mariscos, aunque no siempre- como percebes, camarones o navajas, embutidos ibéricos de Guijuelo, espárragos trigueros a la plancha, ensalada de pimientos rojos asados y setas guisadas, entre otros. Y, de segundo, la estrella es la carne a la brasa al peso, con sus correspondientes patatas fritas recientes y una salsita chimichurri, que tiene su gracia, aunque no le hace falta. Buena relación calidad-precio.

Descubriendo Bodegas Santmery

Bodegas Santmery (www.bodegassantmery.com) es el resultado de la pasión por el vino de Santiago Nieto, un  hombre que lleva toda la vida dedicado a la hostelería. Después de tanto tiempo, también ha terminado contagiando esta inquietud a su mujer, María Morales. Este matrimonio encantador lleva más de 20 años ofreciendo sus productos en el número 27 de la madrileña calle Juan Álvarez Mendizábal. ¡Y yo sin haber entrado nunca! Había pasado muchas veces por la puerta, pero hasta ayer no estuve dentro por primera vez.
Además de una pequeña sección de charcutería, con embutidos, conservas y otros productos delicatessen, tienen más de 1.000 referencias de vinos -sobre todo españoles y, más concretamente de Rioja, aunque también hay de otras denominaciones de origen y vinos internacionales-, que se pueden comprar para llevar o para tomar en la barra del fondo, pagando un suplemento y acompañándolo con alguna de las raciones o pinchos que elaboran a diario. Hay vinos desde precios muy bajos a los reconocidos Pingus o La Ermita, de un coste superior.
Entre las sugerencias caseras que se pueden degustar en la barra, se encuentran la taramasalata, de origen griego, que es un paté de huevas de pescado ¡riquísimo!; la piperrada -hecha con pimientos del piquillo, bonito en escabeche, cebolla pochada y huevo duro-, la mousse de queso cabrales -en dos versiones: una con sidra y la otra con nueces y pasas-, el paté artesano de higaditos de pollo -suave, suave- o las bolitas de queso rebozadas con coco rallado.
Me encantó el detalle que tienen de ponerte rebanaditas de pan recién tostado y el de poder acompañar éstas y otras raciones -jamón, quesos, lomo, salchichón, chorizo y conservas variadas y otras cosas como ahumados- con una considerable cantidad de vinos por copas -tintos, blancos, rosados y cavas-.
Todo ello les ha hecho merecedores del Premio a la Mejor Tienda del año, que otorgan los lectores de la revista Club de Gourmets.
¡Un auténtico descubrimiento!

Premio Rioja a Sara Baras y comida en Marqués de Riscal

La semana pasada estuvimos en La Rioja con motivo del Premio Prestigio Rioja que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada ha otorgado este año a la bailaora Sara Baras que le ha sido concedido por “haber difundido con gran pasión los valores de la cultura española, entre los que el baile flamenco es, sin duda, una de sus expresiones más representativas y con mayor proyección internacional”.

Sara Baras agradeció este premio, que llega en un momento tan importante para ella, ya que anunció su reciente embarazo, y señaló que lo llevará muy cerca de su corazón. La artista se comprometió a seguir divulgando la cultura del vino de Rioja y la gastronomía española en el mundo entero. «Me llena de honor, de emoción y de respeto recibir este premio –declaró en rueda de prensa- y también me parece que es algo hermoso para el arte flamenco, que tiene muchas similitudes con el vino porque ambos nacen de la tierra, del pueblo, y los dos se definen por los sentimientos, por el respeto a la tradición y a la calidad. Cuando regrese a los escenarios me encantaría bailar con un vestido color vino para poder trasladar toda su fuerza en el escenario».

Antes de la entrega, estuvimos visitando las bodegas Marqués de Riscal, en Elciego, en Rioja Alavesa, y lo que se conoce como la Ciudad del Vino, hotel y restaurante incluidos, obra de Frank Ghery. Almorzamos allí, en el restaurante que asesora el riojano Francis Paniego del Echaurren -famoso establecimiento ubicado en la localidad de Ezcaray-. Él no estaba pero tomamos algunos de los platos del restaurante original. Empezamos con una suave y cremosa terrina de queso de cabra con aceite de miel de Ezcaray. Continuamos con la famosa sopa de pescado del Echaurren -¡deliciosa!- a la que siguió unas Carrilleras de ternera con pequeña ensalada, espárragos verdes y puré de manzana -la que me tocó a mi estaba un poco seca-. El broche fue un postre riquísimo que ya habíamos probado otras veces: Tosta de queso de Cameros con manzana Reineta y helado de miel. La comida estuvo regada por dos estupendos de Herederos del Marqués de Riscal: Finca Montico 2008 y Finca Torrea 2006.

Tempranillos al Mundo 2010 en La Rioja

La sexta edición del Concurso Itinerante Tempranillos al Mundo se celebrará entre los próximos 5 y 8 de noviembre en Logroño (La Rioja). Se trata del certamen de calidad de su embajador vinícola de mayor peso internacional, la variedad Tempranillo.

Organizado como en años anteriores por la Federación Española de Asociaciones de Enólogos (FEAE), Tempranillos al Mundo 2010 volverá a contar con el respaldo institucional de tres referentes de lujo, la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), la Unión internacional de Enólogos (UIOE) y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM). Una importancia, tanto a nivel técnico como promocional, que quedará reflejada en la participación de un panel de catadores de primera línea mundial, a la que se añadirá el apoyo firme del Gobierno de La Rioja a esta cita, bajo los actos enmarcados en la iniciativa “LA RIOJA Capital”.

Ingredientes de lujo para un concurso abierto a todos aquellos vinos elaborados a partir de la variedad Tempranillo y sus sinonimias, en un abanico en el que se incluyen referentes nacionales como la Ull de Llebre, la Cencibel o la Tinta del País, así como la Tinta Roriz o Aragones más allá de nuestras fronteras.

Abierto el plazo de inscripción hasta el próximo 29 de octubre, todos aquellos interesados pueden solicitar la información referente a Tempranillos al Mundo 2010 en el teléfono 914 293 477 o en tempranillosalmundo@gmail.com.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies